010# 19viviendas [ibiza]

El proyecto se centra el la construcción de 19 viviendas de uno, dos y tres dormitorios complementado con un sótano para aparcamiento privado, trasteros e instalaciones. La propuesta se construye desde la cualidad del bloque abierto de ancho de crujía mínimo con perforaciones pasantes. El proyecto se compone de dos bloques perfectamente paralelos, que ordenan y organizan la aparente irregularidad formal de la parcela. Ambos bloques se separan para configurar un espacio exterior, al abrigo de las viviendas, al que se vuelcan los espacios servidores y el programa nocturno de las mismas (dormitorios). Los dos bloques se perforan con franjas abiertas que albergan las comunicaciones verticales y permiten la transpiración de cada edificio y la respiración de cada vivienda. Las pasarelas cosen estas franjas y conectan unas viviendas con otras, unas terrazas con otras y unos habitantes con otros por encima del espacio exterior común que los separa y los relaciona.

cara a cara, representa dos bloques lineales compuestos por viviendas con cuatro fachadas: las dos fachadas por su condición de vivienda pasante, mas otras dos fachadas laterales creadas por las franjas de comunicación, que no se limitan a comunicar, sino que en su afán por conectar ambos bloques, los perforan dando lugar a espacios abiertos al exterior, a terrazas cubiertas, a jardines elevados… y en general a lo que cada uno quiera tener junto a su casa.

Los edificios se disponen como cintas paralelas de edificación permeable, que se ajustan de manera estricta a los límites de la parcela y crean límites físicos pero no visuales, entendiendo la parcela como un espacio privado con servidumbre pública. La propuesta se desplaza en este aspecto desde el interés por la vivienda al compromiso por el espacio público y entiende la necesidad de generar espacios colectivos que respondan a unos condicionantes mínimos de sociabilidad, generando terrazas elevadas, de uso privado de cada vivienda, pero de disfrute común, pues crean enormes rajas en la edificación por las que la luz atraviesa el bloque sur para iluminar el bloque norte y por las que los habitantes de un bloque miran a través del bloque contrario, ampliando sus vistas.

La disposición de los alojamientos en dos bandas estrechas, genera viviendas de dos crujías con ventilación cruzada y doblemente orientadas, y acaba por construir un patio interior de dimensiones considerables listo para convertirse en el corazón del proyecto.

El espacio público interior queda abierto y conectado al conjunto urbano, conectando las distintas cotas de la parcela. Ese espacio público es a la vez una plaza y un jardín. Una plaza en la que se pueden desarrollar muy distintos programas, en la que conviven personas de distintas edades, en la que jugar a la pelota, tomar el aire o pasear al perro. Un espacio en el que los niños juegan mientras son vigilados desde casa. Un jardín arbolado con especies vegetales de bajo mantenimiento, compatibles, autóctonas y de hoja caduca, de manera que protejan a las viviendas de la radiación en verano, pero que permitan el paso de los rayos solares en invierno, cuando pierden las hojas. Un lugar a la sombra en verano, y un lugar resguardado en invierno. El espacio entre los dos bloques y las aberturas de los mismos permiten las vistas cruzadas del interior y el exterior, del jardín y de la calle, de la luz y la sombra. Un lugar que en definitiva articula el conjunto del proyecto.

concurso

19 viviendas de protección pública en ibiza

localización

parcela 19 del polígono 7-8 Can Cantó, Ibiza

fecha de concurso

2011